Publicado el 19 de abril de 2022 a las 16:14 hs.

Lo Nuevo de Luis Loyola Cano, Mensaje Especial

La obra de Luis Loyola Cano Mensaje Bailado #2 es una invitación onírica que nos sumerge en un mundo en el que Amor no es un nombre nada, más tampoco un personaje. Amor es un modo de transitar el mundo y fantástico vivir para sentirlo. En NoAvestruz, Espacio Independiente de Cultura, los sábados a las 20.00 hs.

Por Teresa Gatto

“El hombre no preexiste al lenguaje,
ni filogenéticamente ni ontogenéticamente.
 Nunca topamos con ese estado en
que el hombre estaría separado del lenguaje,
 y elaboraría este últimopara "expressar" lo que pasa
en su interior:es el lenguaje
el que enseña cómo definir al hombre, y no al contrario”

R. Barthes, El susurro del lenguaje, página 22.

 

Parece que se ha puesto barthesiano mi campo de lo escribible. Parece también que sólo quién ama la escritura y la lectura, puede dar cuenta los que ha hecho escribible una obra y que ésta sea re-presentada en un texto espectacular con una sola condición de posibilidad: el Amor.

Contexto de producción de Mensaje Bailado #2, es la Pandemia. Dice su autor y Director: “Este proyecto se basa en una dramaturgia escrita durante el inicio de la pandemia en 2020. La escribí por amor a otras personas y con la necesidad de reunirnos. Simplemente me dejé llevar por las ganas de regalarles un texto que sirva para jugar. Después surgió la posibilidad de crear un audiovisual, y a esa etapa la llamamos Mensaje bailado # 1 (participante del ciclo Creación Vivamos Cultura). Nuestro proyecto intenta ofrecer diferentes caminos de representación, diversas formas de comunicarnos e intercambiar alegría. Hoy nos entregamos a este Mensaje bailado # 2 (presencial, sala NoAvestruz) con todo nuestro cariño, deseando que la tarea siempre sea un lugar de encuentro. Luis Loyola Cano”

Objetivo cumplido por demás. El encuentro se produce, hay amorosidad en el espacio. Cuando por fin se pagan las luces de sala, una suerte de ángel aparece en escena. Ella misma dice “Hoy seré el personaje Amor”. Y así será porque en esa casa de campo /mar, los habitantes están necesitando un bálsamo que les marque el camino hacia la Felicidad, no importa cuánto dolor haya antes que afrontar o ya se haya afrontado.

Un matrimonio con la comunicación enrarecida por el sufrimiento, Julieta y Bruno, un par de amigos que fueron a pasar el fin de semana (Olga y Fran)  y se encuentran en un contexto casi insoportable, una joven (Geri) que muere de amor éste último pero que no logra acceder ni al gesto ni a la palabra de libertad que la libere y Amor, revoloteando por la casa. Invitada a quedarse porque son buenos anfitriones, porque conocieron al Amor y porque algo de ella, tan sentido, tan conmovedor, tan suave, tan de la poética de Luis Loyola Cano, está en el aire.

Los avatares y peripecias son para disfrutar en la sala. Pero me concentro ahora en esa forma que adora a la palabra que tiene el autor.

A lo largo de los años, hemos visto muchas obras de Luis Loyola Cano, algunas con su dirección y otras con notables directores: Aviones enterrados en la playa, Ostras Frescas, El diario de Carmen, Se fue con su padre (link roto),  Un canario, El topo, Fantasma de obra de teatro de 1900, La sirena, etc. En ninguna falta el tratamiento amoroso del lenguaje, el respeto por él mismo. En todas brilla la intención de doblar la apuesta y sacar a relucir esa sensación que tenemos de ”Yo esto, no lo vi nunca” porque dirija o no, el texto espectacular no puede no dar cuenta de esa brillantez de la palabra que, usada para representar, deja de ser un arma para ser un escudo protector contra todos los males del mundo. Y no exagero, cuando Luis C. Cano escribe, uno sospecha que detrás hay mucho trabajo, nutrido claro está por sus propios amores y su modo de transitar el mundo. Y transitarlo con la certeza de que salvo la muerte, el resto se salvará de alguna manera que tiene que ver con esa sensación de bienestar superior, ni económico, ni coyuntural ni de brillos, lustres y egos.

No debería contar esta situación: al fin de la obra voy a saludarlo conmovida, era el cierre de una semana que necesitaba exorcizar. Él con su paz y sonrisa real, está tranquilo, no pregunta, no se apura, no hace más que esperar a su gente y agradecer que la puesta haya sido vista.

En el plano profesional puro, este prominente escritor y poeta, hace gala de un uso de recursos del lenguaje que su sola lectura reivindica el Oficio de Escribir. La palabra con instrumento sagrado se debe respetar y admirar pero es cierto que también hay que tener talento. Y a Cano le sobra.

Esto que parece una alabanza y no una crítica tiene por objeto que el espectador se acerque, que comulgue con su teatro, lo que yo daría por volver a ver El Topo con Lucho Suardi y que una lluvia torrencial se mezclara con mis lágrimas a la salida del querido Teatro La Comedia. Suardi, Cano y la lluvia me lavaron el alma, los pesares, eran nada, después.

Pero regresando a Mensaje Bailado #2, todo confluye en una organicidad plástica y lograda, el diseño de luces de Ricardo Sica, nos ofrece las variantes del día y noche  y sus colores, el diseño de escenografía de Lau Polet, es tan minimalista y a la vez indiciario que no tiene un solo trasto de más. Recordemos que todo el escenario es usado como espacio escénico. Y los personajes encarnados por: Andrea Martínez,  Catalina Hannon, Fede González Bethencourt, Lucila Dufau,  María Eugenia López,  Seba Raffa, lo usan a su necesidad dotando de una amplitud enorme ese lugar en que es fácil ver la playa aunque quede a unas cuadras de campo.

Creemos desde esta publicación, que es tiempo de generar lazos, no tangibles, lazos como los que genera el Personaje Amor. Estar atentos a esas pequeñas chispas que el Arte deja rebotar en nosotres. Atraparlas y hacerlas propias y no dejar que Amor sea un personaje maravilloso de una obra teatral  nada más. Debería ser, a la vez, un rizoma infinito, porque si algo nos puede salvar, entre tantas cosas, que un sujeto puede hacer, es dejarse atravesar por el Arte de su época, sobre todo si es amoroso.

 

Ficha Artístico/Técnica

Elenco: Andrea Martínez,  Catalina Hannon, Fede González Bethencourt, Lucila Dufau María Eugenia López,  Seba Raffa

Coreografías: Andrea Servera

Diseño de iluminación  Ricardo Sica

Operación de luces: Pablo Alberto Rojas

Diseño de escenografía y vestuario: Lau Polet

Realización escenográfica: Lau Polet, Jerónimo Tedeschi y Nicolás Botte

Realización de vestuario: Lau Polet, «El Temple»

Arreglo de voces para el Romance del Enamorado y la Muerte, Ana Sánchez

Operación de sonido: Fabrizio Centrone, Fausto José Perna

Fotografía: María Horton

Piezas gráficas: Agustina Ferreyra

Asistencia: Fabrizio Centrone, Fausto José Perna

Producción ejecutiva: «El Temple»

Dramaturgia y dirección: Luis Loyola Cano

 

La duración aproximada de esta obra teatral es de 60 minutos.

Funciones:

NoAvestruz, Espacio de Cultura Independiente

Viernes 20hs. abril, mayo y junio | Localidades $900 / $600 est. y jub.

Humboldt 1857. Palermo

http://www.noavestruz.com.ar/

 

Los transportes que pasan cerca son: Colectivos 108, 111B, 39 y 93B. Trenes Mitre, San Martín y Sarmiento. Subtes B y D.

Nota extraída de www.puestaenescena.com.ar | todos los derechos reservados