Buscar

música » nota

| Publicado el 05 de enero de 2011 a las 17:14 hs.

El mundo de la luna

Introducción a la opera para chicos y grandes a través de un espectáculo único de marionetas venecianas y artistas argentinos. Inspirado en el Drama Giocoso de Carlo Goldoni con Música de Baldassarre Galuppi

La Academia de Bellas Artes de Venecia y el Ministerio de Cultura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires invitan a presenciar esta maravillosa propuesta musical al aire libre todos los domingos a las 18 hs. con entrada libre y gratuita en el Jardín Botánico, Av. Santa Fe 3951 Ciudad de Buenos Aires.

La Academia de Bellas Artes de Venecia, símbolo de tradición italiana en la educación artística desde 1750, ha cedido gentilmente al Ministerio de Cultura de  la Ciudad de Buenos Aires un teatrino veneciano y 22 marionetas de gran formato e inspiración barroca para replicar a partir del domingo 16 de enero a las 18.00 hs en el Jardín Botánico de nuestra ciudad El mundo de la luna  espectáculo de  Introducción a la opera para chicos y grandes inspirado en el Drama Giocoso de Carlo Goldoni con Música de Baldassarre Galuppi.

El espectáculo se estrenó tiempo atrás en el patio central de la sede veneciana, auspiciada por la Región Véneto y el 38 Festival Internacional de Teatro de la Bienalde Venecia.

Esta propuesta musical al aire libre sin precedentes ha sido traducida por Carlos Coccia, adaptada especialmente para el público porteño por Marisé Monteiro y será enteramente protagonizada por actores y titiriteros argentinos con arreglos musicales de Martín Bianchedi y la dirección de Jorge Crapanzano y Rosa Leo.


FICHA TÉCNICA:

El mundo de la luna: Inspirado en el Drama Giocoso de Carlo Goldoni con Música de Baldassarre Galuppi
Reducción en italiano: Gabbris Ferrari y  el Maestro Franco Piva

Versión en español: Marisé Monteiro

Traducción: Carlos Coccia

Pistas y copia de partitura: Pablo Giangrante

Dirección coral: Gabriel Giangrante

Arreglos y dirección musical: Martin Bianchedi

Escenografía: René Diviú

Diseño y realización de marionetas:
Estudiantes del último año de Escenografía de la Academiade Venecia: Valeria Bettella -  Mariana Fertenich - Gianfranco Gallo - Anna Lazzarini – Gloria Naletto - Manuel Pedretti - Enrico Fabris - Anna Storti  - Giovanni Milanese.

Titiriteros:

Claudio “Colo” Nachman - Carlos Cortez - Laura Morales - Gustavo Schultz - May Zanone - Sebastián González – Raul Ditarcio.

Actores: Gabriel Pacheco - Gonzalo Álvarez -  Patricia  Viegas

Cantantes: María Barrio (Soprano), Carolina Gómez (Soprano), Marcelo de Paula (Tenor), Pablo Toyos (Barítono) y Martín Selle (Barítono). 

Stage manager: Illay Martínez
Directores repositoren en Argentina: Jorge Crapanzano y Rosa Maria Leo
Dirección de arte y coordinación con la  Academia de arte de Venecia: Carlos Coccia

ROLES DE LOS PERSONAJES

Titiriteros:

Claudio “Colo” Nachman (Buenafé)

Gabriel Pacheco (Eclictico)

Carlos Cortez (Flaminia)

Laura Morales (Lisetta)

Gustavo Schultz (Ceco)

May Zanone (Clara)

Sebastián Gonzalez (Ernesto)

Actores:

Daniel Zaballa (Director)

Gonzalo Alvarez (Arlequín)

Patricia  Viegas (Arlequina)

Cantantes: 

María Barrio (Soprano Clara)

Carolina Gómez (Soprano Flaminia/ Lisetta)       

Marcelo de Paula (Tenor Eclíptico) 

Pablo Toyos (Barítono Ernesto / Cecco)

Martín Selle (Barítono Buenafé)


Algunos datos históricos:

El estreno original de El mundo de la Luna  tuvo lugar el 29 de enero de 1750 en el Teatro San Moisé de Venecia. La trama creada por Carlo Goldoni -sin dudas el más famoso dramaturgo veneciano- propone una crítica a los lugares comunes típicos de la sociedad de su tiempo que, paradójicamente, no pierden absolutamente actualidad en nuestra época: la falsedad e ignorancia frente a la superstición y el poder, la evolución de la ciencia, los sueños de un “mundo ideal” y la búsqueda del amor, símbolo universal de la felicidad.

Famosa es la frase original del texto Goldoniano, en referencia a la mutabilidad del sentir típicamente considerado femenino: “…  va con la luna su pensamiento…”

La calidad musical del compositor -también veneciano- Baldassarre Galuppi, queda demostrada en la notable capacidad de exaltar los momentos de brillante comicidad destacando el carácter caricaturesco de los personajes, originalmente cantantes de Ópera de la ciudad lagunar. Veintisiete años después de su estreno en Venecia, será J. Haydn quien retomará los textos proponiendo su famosisíma versión musical para El Mundo de la Luna.

Orígenes de la Academia de Bellas Artes de Venecia:

La histórica apertura de la Academia de Bellas Artes de Venecia resale al 1750 –casualmente el mismo año del estreno de la obra de Goldoni- en el día de San Luca, patrono de la Pintura, bajo el nombre de “Veneta Pubblica Accademia di Pittura” siendo Giambattista Piazzetta su primer director.

Ya en 1756 la joven institución, de carácter gratuito y libre acceso -a diferencia de sus hermanas “mayores” de Florencia, Milano y Roma- contaba con su primer estatuto, que preveía un cuerpo académico constituido de treinta y seis miembros, elegidos entre los pintores y escultores de mayor prestigio de La Serenissima. El mismo proponía: “El estudio en la Academiacomenzando el día de San Luca hasta el miércoles Santo inclusive (…) sirviendo como escuela a cada uno que, por profesión o “diletto” deseara aprender los fundamentos de la pintura”.

La didáctica combinaba clases de dibujo con el estudio del desnudo dal vero, bajo el ala de su flamante nuevo Presidente, el pintor Giambattista Tiepolo – célebre por el esplendor sus ciclos de frescos- quien concentró su acción en solidificar la fama que ya había obtenido en pocos años la institución. La misma contaba para 1756 con sesenta y seis estudiantes, tanto vénetos como forasteros. Fue establecido también que cada estudiante donara como “ensayo” de su propia habilidad una obra significativa pintada sobre tela –técnica tradicional de Venecia, a diferencia de la “tabla” florentina, por ejemplo-  otorgada por la institución a cada académico quien, en el plazo de tres meses, debía restituir el trabajo terminado. Así nacen las famosas Gallerie de ll’Accademia, punto obligado para cualquier amante o curioso de la historia del arte en su paso por la ciudad lagunar ya que cuenta con una gran cantidad de obras de los alumnos –devenidos maestros- más destacados que pasaron por sus ateliers, de Pietro Longhi a Canaletto, de Antonio Canova a Francesco Hayez. Se destaca sin dudas su Fondo Histórico, que cuenta con obras de incalculable valor para la Historiadel Arte, como el Hombre de Vitruvio de Leonardo DaVinci, un impresionante Retablo de San Giobbe de Giovanni Bellini, dibujos de carácter religioso de Andrea Mantegna y algunos grabados que ilustran el paso de Albrecht Durer por la Republicade Venecia, entre tantos otros.