Críticas | Publicado el 29 de agosto de 2019 a las 03:09 hs.

Los Días Más Felices

La obra escrita y dirigida por Rodrigo Cárdenas pasa las páginas de 70 años de Historia en las que el único Movimiento Nacional y Popular que resiste en América Latina, padece, goza, añora, desaparece, es bombardeado y azotado por el Poder de Siempre, el neoliberalismo, se sigue poniendo de pie. Continúa con la Historia al hombro porque esos son Los Días Más Felices.

Por Teresa Gatto

 

“nuestro intento no ha sido encontrar el verdadero
referente del populismo,sino hacer lo opuesto:
mostrar que el populismono tiene ninguna unidad referencial
porque no está atribuido a un fenómeno delimitable,
sino a una lógica social cuyos efectos 
atraviesan una variedad de fenómenos.
El populismo es, simplemente, un modo de construir lo político“
 Ernesto Laclau

“Exponiendo mis ideas a medida que redacto,
esta carta tiene (como advierto al releerla) un tono pasional;
 es lo único posible. ¿Antiimperialistas sin pasión?
Semejante cosa no existe. (...)
 Si se comprende el problema, entonces se lo siente,
 se desea combatir y el alma se llena de furia, de odio”
John William Cooke - Epistolario

 

Podría pensarse que esta crítica tiene dos epígrafes porque no hay mucho que decir. Podría también sospecharse que quien escribe, adscribe a las ideas políticas del autor de la obra y al material representado. Sólo una de las enunciaciones es verdad.

Es complejo escribir hoy sobre una obra independiente que lleva "146 funciones" de una sola vez por semana. Esta razón la vuelve más imponente. Le dejo el cálculo de los sábados en que este elenco salió a escena. No es coyuntural. Es imperiosa. Es inminente.

Mi manera de esquivar la visita al teatro y así no verme involucrada en una pasión como de la J.W. Cooke, a quien cito, fue casi ostentosa. El caso es que no debería importarme nada porque el hecho teatral será relevado con la rigurosidad que me caracteriza y mis ideas no influyen, sólo hacen de mi aplauso, el aplauso de una Compañera.

Los Días Más felices repasa muchos años de Historia en la una familia  signada por los hechos felices y trágicos de aquellos que, adscribiendo al Peronismo, fueron: fanáticos, militantes, mártires, víctimas, triunfadores, perdedores y deudos. Nada menos.

En un espacio absolutamente minimalista, un hombre, Ricardo Serone, el padre de la familia y 3 mujeres, Antonia de Michelis, su esposa, junto a Cecilia Cósero y Carolina Pofcher, sus hijas, abren el libro de los sucesos que como en un sube y baja pueblan la memoria no sólo del ser de los personajes, sino de la platea toda.

Así aparecen los Torneos Evita, la Nacionalización de los Ferrocarriles, el Sábado Inglés, el Aguinaldo, las Vacaciones, las Paritarias, el Voto Femenino y tantas alegrías más. Y los 3 cajones que son todos los objetos de la puesta, tienen múltiples usos, se convierten bombos al ritmo de “Mujeres, Mujeres, Mujeres son las Nuestras, Mujeres Peronistas, las demás están de muestra”. Ese cantito impropio de los avances de género me gustó siempre. Muy incorrecto políticamente pero hay que decir que los Neoliberales no tienen militantes mujeres, tienen ceocrátas.

Pero del '52 pasamos al '77 y la cosa está brava, si hablás;  morís, si opinás: morís, si estás en una agenda desapareces, si militas: estás muerto en vida. Y con esos días se mezcla la voz de Rodolfo Walsh, como cita, como recuerdo, como intertexto, él que en el 1966  inicia la genealogía de la búsqueda del cadáver de Eva. Walsh desaparece el 25 de marzo de ese año '77. No hay azar en el texto de Cárdenas. De los logros de Eva, la cita  nos lleva a la búsqueda del cuerpo y a Julio de 1952. Son las 20.25 del día 26 de julio y Evita, la misma que busca Walsh, la misma que buscan sus grasitas, pasa a la inmortalidad.

Todo tiene que ver con todo. Y del golpe el '71 en el que en Madrid se recupera el cuerpo, y se lo acondiciona después del desastre, las vejaciones y mutilaciones que hicieron los militares argentinos, esos que se rinden con una servilleta de Pippo pero que son capaces de asesinar a madres, adolescentes y robar bebés, pero no pueden defender ni la puerta de su casa. Decía, el acondicionamiento del cuerpo y la enojosa y absurda creencia de que algunos de los carismas de Eva podían pasarse a la ineficaz Chabela.

Vertiginosa como nuestra Historia, los sucesos se encadenan no como una enumeración caótica sino como una causalidad que por pasionales no hemos visto venir. Nosotroxs creímos en el Nunca Más. De lo contrario. Santiago Maldonado, Rafa Nahuel, Facundo, los pibes de Monte y tantos más estarían vivos. No me olvido de los 44 tripulantes del Ara San Juan, no me olvido. Otro crimen de Estado dentro la propias Fuerzas del Estado, a manos de la desidia del Estado. La Derecha es Asesina, hasta con los propios.

El padre de la familia, Rodolfo, pivotea entre la incredulidad y la fuego, Juanita, la madre, acompaña a todxs, contiene  a su compañero y acompaña a sus hijas. Canta con una voz maravillosa. Sus hijas, la menor, con una enorme conciencia de clase, Cecilia que recrimina a su hermana mayor por ensayar los bailes de los Bee Gees, tan de moda y tan extranjerizantes para los más  nacionales y populares. Cecilia (Cósero) tan en la piel de aquellas mujeres que militaron hasta la tortura y la muerte, Inés (Pofcher), la mayor, tan espabilada antes de tiempo porque su hermana es capturada en su propia casa. Y es ella la encargada de narrar esa captura. Es ella la que debe contar lo inefable.

Así, con una cronología que no es de los sucesos sino de lo significantes repetidos, casi como en el presente, la puesta de Cárdenas va entretejiendo el pañuelo que Juana se pondrá para las vueltas, a veces con Inés, irá a la Plaza de los jueves con los saltos temporales que hacen sonar al enorme Leonardo Favio  o a Sandro y el fantasma de Cecilia narrando una anécdota en la Ex ESMA en el '76, y el '55 que ingresa de asalto  con hierros retorcidos y los niños y civiles carbonizados llegan hasta hoy porque la Marina de Guerra decide bautizar a sus aviones sobre la desprevenida población que camina por la Plaza de Mayo. ¿Cómo pudieron? ¿Cómo puede existir alguien que los valide, perdone o admire? Monstruos, malditos monstruos, hijos de la desolación y la ignominia.

¿Y la Resistencia? Como la de hoy. Porque que nadie se llame a engaño, hoy en Argentina el 62.5 % de la población infantil es doblemente pobre porque no tiene garantizada la canasta básica de alimentos y porque adolece algunos de los 6 Derechos fundamentales para la niñez.[i] El Neoliberalismo no necesita campos de concentración clandestinos, mata por goteo. Asesina a ancianos privados de sus medicamentos, condena al analfabetismo y tal vez posterior delincuencia o a la vocación de policía de muchxs, extermina  a adultos jóvenes por Síncopes o ACV en la horrorosa perdida de la dignidad y el estrés que supone la falta de empleo. De modo que Los Días Más Felices es una obra de la Resistencia, en la que el espectador podrá rememorar aquellos hechos de la Historia que le son conocidos, si es joven se adentrará en nichos de sucesos que puede desplegar por sí solo y verá a 4 artistas entregados al máximo más allá de sus ideologías, porque dejan todo y más en el escenario y porque cada sonrisa, cada canto y cada re-presentación está tan adentrada en el ser de sus personajes, es tan virtuosa en términos de actuación y entrega y es tan propia de nosotros como Pueblo, que late junto a la platea o con ella. Cárdenas no deja que se les note ni un sólo piolín.

El diseño de vestuario, luz y la música son sumamente despojados, dejando a los personajes hacer lo que deben hacer sin enfermedades de vestuario ni distracciones de trastos, ese destino se re-presenta con palabras.

Una recomendación: si usted es neoliberal, amante de botas, picanas, Macri’s y cree que los desaparecidos algo habrán hecho, ahórrese el dinero porque usted no será sujeto ponderado  de esta Historia, será cómplice de las penas y no podrá disfrutar nada de Los Días Más Felices porque no tiene idea de lo que es ser feliz de manera colectiva. Usted pertenece a la minoría silenciosa y mortífera que por omisión o complicidad no abrió la puerta a alguien desesperado, gusta de los cuarteles y no sabe lo que es acompañar a las Abuelas o Madres de la Plaza. Hablo de hoy, hace 43 años tal vez se pudiera disculparlo.

Los días más felices, una puesta que redimensiona los tiempos aciagos que nos toca vivir con la esperanza, una vez más, de deshacernos del mal mayor: la oligarquía, el mediopelo aspiracional y la falta de equidad.

#SeVan

 

 

Ficha Artístico/Técnica

Dramaturgia: Rodrigo Cárdenas
Actúan: Ricardo Cerone, Cecilia Cósero, Antonia De Michelis,Carolina Pofcher
Asistencia de dirección: Susana Nieto
Dirección: Rodrigo Cárdenas
Asistencia de dirección: Susana Nieto
Dirección: Rodrigo Cárdenas

Funciones:

LA GLORIA. ESPACIO TEATRAL
Yatay 890
Capital Federal - Buenos Aires - Argentina
Reservas: 1565054662
Web: http://www.lagloriateatral.com/
Entrada: $ 300,00 - Sábado - 20:00 hs - Hasta el 26/10/2019

Adultos

Duración 60'

 


[i] http://motoreconomico.com.ar/cruda-realidad/segn-la-uca-la-pobreza-infantil-aument-al-625-y-hay-8-millones-de-nios-privados-de-algn-derecho

Nota extraída de www.puestaenescena.com.ar | todos los derechos reservados