Críticas | Publicado el 09 de noviembre de 2016 a las 16:30 hs.

El camino del Elefante

Elefante Guerrero Psíquico Ancestral despidió el año en un poblado Niceto (Niceto Vega 5510) junto a Rey Onírico e Hijo de latormenta.
Por Tomás Stilianos
 
 
Decía el indio yaqui don Juan Matus: "Lo importante es recorrer caminos que tienen corazón. Por ahí recorro, y la única prueba que vale es atravesar todo su largo. Cuando un camino tiene corazón, su disfrute es constante. Y por ahí recorro mirando, mirando, sin aliento...", y por la convocatoria que tuvo el sábado pasado Elefante Guerrero Psíquico Ancestral, se entiende que además de haber leído a Carlos Castaneda hicieron carne de las enseñanzas de don Juan. Aunque esa misma noche las armas disparaban rosas en Núñez, en Palermo los elefantes barritaron de alegría.
 
El puntapié inicial de la velada lo dio Rey Onírico, un trío instrumental –bajo, batería, guitarra- que destilaban melodías y riffs muy intrincados y vertiginosos, luego fue el turno de Hijo de la Tormenta, un cuarteto de Córdoba compuesto por bajo, batería, guitarra-voz y teclados que fue bien recibido por el público por su gran manejo de los climas. Sorprendieron a los concurrentes con un muy logrado "Sándwiches de miga" de Pappo’s Blues del mítico álbum Volumen 3. Entre aplausos y gritos de "¡Una más!" los cordobeses dejaron el escenario.
 
La tormenta convocó al Elefante y ya no había vuelta atrás: con gráficas de la banda decorando el escenario y video clips de diferentes tipos -entre ellos extractos de la película Holy Mountain de Alejandro Jodorowsky-, el trío instrumental de Buenos Aires abría su última fecha del año en su primer Niceto. El sonido fue demoledor, jamás llego a aturdir y sin embargo se sentía que frente a nosotros hubiera un elefante caminando y escupiendo riffs con un groove infernal. Mauro Albornoz en la batería y Juan Ricossa en el bajo logran una base que hace inevitable el movimiento vertical de la cabeza, y gracias al virtuosismo sobre las seis cuerdas de Eduardo Torales, todo quedó cubierto a puro machaque y arreglos que nos sacaron una sonrisa. El público más cercano a la valla coreaba las melodías de guitarra y se prestaba para el pogo cuando la canción lo ameritaba, como sucedió en "Entre dos mundos" o "Kraken", ambas de su primer LP El camino del guerrero. En ese material se basó la mayor parte de la lista de temas junto a los dos temas de su primer EP, homónimo, y una canción nueva que todavía no tiene nombre.
Vía Facebook habían anunciado que habría una sorpresa: Pau Schneider (la guitarra y voz de Rael Magú) subió a cantar "Since I’ve been loving you" de Led Zeppelin y "Algo flota en la laguna" de Pescado Rabioso, en esta última, para los compases finales se calzó la guitarra y nos regaló un lindo solo accidentado.
 
Ricossa agradeció una vez más a la gente por asistir, a las bandas, y pidió un aplauso por Daniel Espinoza, encargado del arte del grupo, a Mariano Corbata, su fotógrafo y a Javier D’Agostino, operador de luces, que jugó un papel fundamental en relación a la visual del show, aclarando: “Sin ellos no seríamos Elefante”. "Methamorfosis" y "Heisenberg" –también del El camino...- fueron las encargadas de cerrar el concierto. Si don Juan estuviera vivo tomaría de aprendices al trío, porque su voluntad es la de un guerrero que ama lo que hace en esta Tierra que es su casa.
 

 
 
 
NICETO CLUB
 
Av. Coronel Niceto Vega 5510 (Palermo)
Teléfono: 4779-9396
Web: www.nicetoclub.com

Nota extraída de www.puestaenescena.com.ar | todos los derechos reservados