Buscar

teatro » nota

Críticas | Publicado el 19 de mayo de 2017 a las 01:25 hs.

La Nana

Merecedora del Premio Tadrón, en el marco de Teatro por la Justicia 2017, la obra de Andrea Juliá, plantea un vacío imposible de llenar salvo por la significancia de sus silencios y el poderoso trabajo de Elena Petraglia que deja todo y más en escena.

Por Teresa Gatto

"En la mujer hay siempre algo de la buena leche de madre.
(La mujer escribe con tinta blanca)".
 Hélène Cixous, The Newly Born Woman

 

Los arboles están secos. ¿Como el vientre de la Nana? El silencio sólo se rompe cuando ella decide. Vestida de negro, con un luto sempiterno, Elena Petraglia, encarna a La nana.

El texto de Andrea Juliá requiere un esfuerzo tremendo, es elíptico en su totalidad. Sólo la puesta en escena permite inferir algo del orden de lo perdido.

El negro indicial del vestuario, la mención a que la ropa está seca, la ropa blanca que pende de las sogas tan secas como los árboles. Están secas como los pezones que se agrietaron antes, en un tiempo fuera del tiempo.

La Nana cuelga y descuelga, se calla y cuando se ahoga de palabras y de faltas esparce esas sábanas. Las tiende fuera de la cuerda, las tiende en el piso como tumbas. Acaso sus hijos han muerto. Se lo han llevado. Acaso no nacieron, abortados por una fuerza que los rechazó, ajena al cuerpo de la Nana.

Tal vez sí nacieron pero antes de despuntar se los llevaron como a tantos. ¿Hay que esperar? ¿Cuánto tiempo? El tiempo de La Nana es eterno. Está fuera de él. Hace siglos que tiende y destiende, hace siglos que hace tumbas con esas sábanas blancas que tienen forma de féretro, blanco, níveo, como los féretros de los bebés.

¿Quién mataría a un niño? Un salvaje, un depredador, un genocida. ¿Quién robaría a un niño? Un genocida, un salvaje, un depredador. ¿Quién dejaría agrietar los pezones de la Nana? Un depredador, un genocida, un salvaje.

Petraglia recorre el espacio escénico y se adueña del silencio y de los ecos. Los árboles que no despuentan hojas, las sábanas tendidas o en el piso son signos de Hijos. No importa adónde estén. Importa que aún, pasen los años que pasen en algún lugar las Nanas del mundo buscan y a veces encuentran y cuando no, abultan su vientre como si, atrapan en su seno como si, gritan y se enojan como si.

Un trabajo formidable para un texto imperioso y difícil y una actriz todo terreno con una dirección impecable de Horacio Medrano.

 

 

 

Ficha artístico/técnica

Protagonista: Elena Petraglia.
Puesta en Escena y Dirección General: Horacio Medrano.
Autora: Andrea Juliá.

 

TEATRO TADRÓN

Niceto Vega 4802 (esq. Armenia)
Tel. 4777-7976
Web: www.tadronteatro.com.ar

Entrada Libre y Gratuita: Las localidades se retiran desde una hora antes del comienzo de la función.

Jueves de Mayo y Junio a las 21.30 hs.

Publicidad