Buscar

teatro » nota

Críticas | Publicado el 15 de mayo de 2017 a las 19:19 hs.

Vigor desdoblado: No me pienso morir de Mariana Chaud

El Teatro Nacional Cervantes brilla con la puesta escrita y dirigida por Mariana Chaud y las impecables actuaciones de Graciela Dufau, Sofía Brito, Maruja Bustamante y elenco. De jueves a domingo, para saber qué es el teatro.

Por Julieta Abella

 

“Somos nuestra memoria, somos ese quimérico museo de formas inconstantes, ese montón de espejos rotos"

Jorge Luis Borges

 

Dos mujeres sentadas una al lado de la otra. Una joven, envuelta en ropas pertenecientes a otra época, y una adulta. Se miran a los ojos y se abrazan. Allí, en el desdoblamiento, en la coexistencia de temporalidades, es donde Amalia resignificará la experiencia; su experiencia. No me pienso morir de Mariana Chaud es el retrato de la experiencia del deseo, del amor, de la vida, que encuentra su forma en temporalidades simultáneas, alejadas pero yuxtapuestas, generando la permanencia del recuerdo en el presente.

La puesta de Chaud comienza con una Amalia joven, Sofía Brito, que anhela una correspondencia. En el destino de su viaje marítimo la aguarda su futuro marido junto con su vida adulta. La emoción y la sensibilidad florecen de los ojos de Brito mientras lee una y otra vez estas diversas cartas. En los enredos de su viaje, Amalia experimentará un nuevo deseo, un affair, que luego su versión adulta catalogará como: “la primera vez que engañé a tu abuelo”.

Sólo a unos metros del escenario, aparecerá, coetáneamente, su versión entrada en años, una Amalia adulta, Graciela Dufau, que reafirma con cinismo su perdurabilidad de vida. Espontánea, descarada, ruda, la Amalia postrera retratará en sí la consecuencia de la vivencia experimentada por el personaje. A su vez, Amalia convivirá con una nueva generación, gestada por ella misma, que atraviesa problemáticas similares. La misma elegancia, la misma actitud devoradora hacia la vida, la misma ostentación conformarán a ambas Amalias que enfrentarán a lo largo de la obra el acontecer de su propia narración y del propio presente.

De esta manera, la dramaturgia y dirección de Mariana Chaud pondrán en escena la necesidad de problematizar el recuerdo, el presente y la narración de ambos. ¿Cómo se transmite en palabras la memoria? ¿Supera la propia realidad o es puro discurso? Amalia adulta hablará y hablará de cómo pretende no sucumbir en la caducidad de la vida. Como un especie de refuerzo de juventud se aferrará a la memoria, en forma de relato, de evocación y de imaginación. Su ella joven, simultáneamente, se aferrará a la experiencia del presente, al carpe diem que le impone su juventud y su viaje turbado de barco.

Asimismo, esta coexistencia de ambas estará reforzada por el espacio teatral. La vigorosa y eficaz escenografía de Gabriela Aurora Fernández coloca los espacios correspondientes a cada temporalidad a sólo unos centímetros de diferencia. Es decir, en el espacio habitará, mayoritariamente, la Amalia adulta con sus elementos pseudo contemporáneos, mientras que la Amalia joven estará en su recamara marítima al fondo y en el centro, junto con todos su elementos personales y de época correspondiente. En consonancia, esto también se vislumbrará en el vestuario, diseño también de Gabriela Aurora Fernández. Junto con este armado escenográfico ingenioso, principalmente a partir de utilería, se sumará la iluminación armoniosamente dramática de Matías Sendón, que intensificará los matices narrativos de la acción.

Consecuentemente, No me pienso morir retrata dos momentos de una misma historia; dos escenas de la misma existencia. A partir de un juego con la coexistencia temporal, se abrirá una problematización del relato y de la memoria permitiendo observar, a la misma vez, el desdoblamiento de Amalia. Como el propio paso temporal, esta puesta en escena, entonces, hará énfasis en un relato tanto de amor como de muerte.

 

 

Ficha Artístico/Técnica

Elenco: Sofía Brito, Maruja Bustamante, Claudia Cantero, Graciela Dufau, Tatiana Emede, Julián Larquier Tellarini, Andrés Rasdolsky
Producción: Santiago Carranza
Asistencia de escenografía y vestuario: Estefanía Bonessa
Assitencia de dirección: Marcelo Mendez
Colaboración artística: Pablo Quiroga
Música original: Fernando Tur
Iluminación: Matías Sendón
Vestuario y escenografía: Gabriela Aurora Fernández
Dirección y autoría: Mariana Chaud

 

TEATRO CERVANTES - TEATRO NACIONAL ARGENTINO

Libertad 815
Capital Federal - Buenos Aires - Argentina
Teléfonos: 4816-4224
Web: http://www.teatrocervantes.gov.ar

Entrada: $ 120,00 / $ 90,00 - Domingo, Jueves, Viernes y Sábado - 21:00 hs - Hasta el 21/05/2017, Del 26/05/2017 al 16/06/2017 y Del 18/06/2017 al 24/06/2017

Publicidad
Publicidad