Buscar

teatro » nota

Críticas | Publicado el 31 de marzo de 2017 a las 14:27 hs.

¿Dónde mejor que en casa?

La obra dirigida sobre una idea de Vivian Luz y Laura Ferrari, es una metáfora maravillosa de cómo los cuerpos se subsumen, giran, se exaltan en la danza de la abeja reina. Una opción brillante que muestra una endogamia asfixiante en Teatro del Abasto

Por Teresa Gatto

 

"La experiencia amorosa une indisolublemente lo simbólico
(lo prohibido, discernible, pensable), lo imaginario
(lo que el Yo representa para sustentarse y agrandarse)
y lo real (ese imposible donde los afectos aspiran a todo
y donde no hay nadie que tenga en cuenta el hecho
de que yo no soy más que una parte)".
Julia Kristeva

 

A estas alturas del Siglo XXI es más frecuente observar disfuncionalidad en las familias que armonía. O tal vez, nunca hayan sido armónicas. Siempre entre los afectos existen relaciones de poder que si se vuelven desaforados, pueden subsumir a las partes formando un magma informe en donde cada una de ellas (miembros de una familia) es un masa indisoluble apresada en un solo poder.

En el caso de la obra que genera Vivian Luz con soporte textual de Laura Ferrari y dirección de actores de Carlo Argento, hay una puntillosa danza de opresores y oprimidos que no logran saltar el cerco y correr hacia un afuera liberador en el que se respire otra cosa.

Es absolutamente arrolladora la corporeización de la opresión que en un in crescendo dramático los muestra como  una familia aparentemente sólida para luego con sutiles quiebres, narrar con y desde los cuerpos el sofoco demoledor del padre y los hijos, la fisura que se gesta sin prisa pero sin pausa.

Las variaciones musicales introducen escenas en las que hasta parece que podrían volver a estar unidos/libres y felices.

Pero no, no es posible. La madre en un trabajo exquisito de Laura Wigutow se las compone siempre para abortar cualquier salida. Su esposo también en un excelente trabajo de Daniel Toppino, acusa sin palabras esa subordinación y cuando desea salir a buscar el aire con sus hijos o solo, encuentra una pared invisible, una telaraña translúcida que lo frena como a los tres hijos.

El diseño de arte de Ángeles Miranda colabora de manera inminente siempre. Están siempre a punto de ser envasados. Ese mismo soporte de transparencia y velo es el que permite inferir casi sin palabras pero con una idea muy potente, lo que pasa adentro del adentro. No hay salida. Mamá no los deja. de hecho los hijos, en una muy buena decisión de vestuario de Graciela Glover, están practicamente en pañales. Mamá manda, mamá ama pero sin saber que es una parte del todo, por ello es un Yo superlativo y extremo. Un Yo que desde lo simbólico y desde la sospechosa categoría de lo real, asume que todas las partes del amor le pertenecen.

Por eso es impecable el trabajo de dirección y coreografía de Vivan Luz porque los intérpretes se funden y separan, se juntan de a dos, de a tres y de a cuatro pero se sueldan bajo el blindaje de la madre. Los juegos de amor, de entretenimiento, el recuerdo de la felicidad siempre son diferidos a un “para siempre” porque ella los quiere solidificados en un todo, los quiere en casa.

Maravilloso diseño de luces de Carlo Argento que acierta con los climas y se suma los trabajos de Josefina Segura Stefanía Delfino y Eros Alen (los hijos) que, junto a Daniel Toppino y Laura Wigutow, dejan todo en el escenario. Todo, porque sus cuerpos que contienen sus anhelos se vigilan, castigan y normalizan hasta volver a ser el magma que mami domina.

Ese encierro que llega al paroxismo logra demostrar que se pueden hacer cosas sin palabras o con pocas, porque el cuerpo desde su nacimiento tiene las marcas que le colocan: niño, niña, libre, esclavo, varón, mujer, esposo devoto, esposo desesperado... La libertad sólo se consigue con una decisión que trabaja desde el cuerpo hacia el interior del sujeto. La libertad no puede estar intervenida, ya que deja de serlo. La libertad se subsume ante el poder que no deja ser y grita: ¿Dónde mejor que en casa?

Afuera habrá otros aires y otros ruidos, adentro del Teatro del Abasto hay, los sábados a las 19 un espectáculo que rinde honores merecidos a la danza –teatro y al teatro todo.

 

Ficha Artístico/técnica

Idea: Vivan Luz

Dramaturgia: Laura Ferrari

Actúan: Stefanía Delfino, Eros Alen, Josefina Segura, Daniel Toppino, Laura Wigutow

Escenografía: Ángeles Miranda

Diseño de luces: Carlo Argento

Realización de vestuario: Graciela Glover

Video: Francisco Odriozola

Música original: Juan Cristobal Barcesat, Bernardo Scherman

Fotografía: Francisco Odriozola

Diseño gráfico: Jorge López

Asistencia de escenario: Fausto Sanz

Asistencia de dirección: Emerita Ruiz Moreno

Coreografía: Vivian Luz

Dirección de actores: Carlo Argento

Dirección: Vivian Luz.

Publicidad