Buscar

cine » nota

| Publicado el 14 de junio de 2014 a las 14:47 hs.

La educación de las monas

En el marco del festival del ciclo Cine de mujeres de Suecia y dándole cierre al mismo, se proyectó Monas (2011) de Lisa Aschan .

Por Germán Tosto

En el marco del festival del ciclo Cine de mujeres de Suecia y dándole cierre al mismo, Monas (2011) de Lisa Aschan viene a proponer una visión siniestra del desarrollo de la niñez y la adolescencia, cuestionando los estereotipos de inocencia y pureza que tradicionalmente rigen sobre la mujer/niña.

Con escasos diálogos y excelente fotografía el film muestra el afán de Emma (Mathilda Paradeiser) por ingresar al equipo de equitación y su creciente amistad con Cassandra (Linda Molin). Lejos del topos idílico de la amistad, el encuentro con Cassandra y el intimismo que desarrollan desatan todos los tabúes sociales contrarios al estereotipo de la bondad natural primigenia. Homoerotismo, ambición desmedida, violencia y homicidio se ven insinuados con recursos que remiten al western y al thriller psicológico sin llegar en ningún momento a su expresión plena.

Al mismo tiempo, el despertar sexual de Sara (Isabella Lindqvist), hermana de Emma, impone otra gran negación social respecto del infante. El enamoramiento de Lisa de pronto coquetea con la perversión y la pedofilia. No casualmente, la sociabilización a través del deporte es lo que instala el conflicto que nunca encuentra curso. El pudor social por el cuerpo, simbolizado en la bikini que ante la exposición ejercida adultos en la pileta ahora ella exige y detenta como objeto de atracción sexual –no así, irónicamente, su desnudez –, es el germen de una escena que juega con el grotesco del infante stripper.          

La constante alusión al crimen es en Monas la clave que señala el tema subyacente y que nos devuelve al desconcertante título de la obra. Como Emma con su perro en la primera escena, el film de Aschan señala la tensión entre el (auto)control de la educación social y el deseo del individuo. Sin pronunciarse, sin resolverse, el film recurre a una matriz rousseaniana tergiversada que por momentos pareciera alegar una pureza que no es la de la bondad sino la del deseo. Así, el gesto final se resignifica con la carga de la violencia “animal” que instala una potencialidad criminal en un hecho menor cotidiano.            

El cuerpo, el aullido de las lobas, la niña-leopardo son los que hablan por sobre la palabra escatimada y dialogan controvertidamente con el orden social al que estas “monas” se incorporan.

 

Ficha Técnica

Dirección: Lisa Aschan
Guion: Lisa Aschan, Josefine Adolfsson
Productora: Atmo Produktion, Film i Väst, Sveriges Television, Nordisk Film Post Production, Kameraten
Producción:Helene Lindholm
Intérpretes: Mathilda Paradeiser, Linda Molin, Isabella Lindqvist, Sergej Merkusjev, Adam Lundgren, Sigmund Hovind, Kevin Caicedo Vega, Nasrin Pakkho

Publicidad